16 jun. 2009

Metantropomorfosis



Cuando Cucaracha se despertó muy incierta una madrugada de un sueño que no sabía que era un sueño, se encontró en una cama que no sabía que era cama, convertido en un hombre parlante recostado sobre una espalda de piel y huesos, con dedos en las patas y brazos en lugar de alas. "¿Qué me ha pasado?" Preguntó, sin saber qué preguntaba. Miró hacía la ventana e intentó volar y, no voló, pero al caer reconoció a su mamá en un zapato aplastada. Entonces la Cucaracha entristeció y supo que lloraba.

1 comentarios:

**aeromusa ya no vive aqui** dijo...

Kafka...
Que un hombre se convierta en cucaracha va...

Pero que una cucaracha se convierta en hombre, chale pobrecita...

aplausos...