27 jul. 2009

Con el beso temido / Ricardo Arce

Aveces, le temo a la muerte
cuando pienso en ella
como una señora de buen talle
y mejores nalgas.

Temo
ser aplastado por su culo inmenso
o devorado
por una boca sin dientes.

Es un lengua ignífera
que me arde la sangre
y funde mis huesos.

La noche nos grita
palabras de tigres,
de leones
y asesinos
muertos de sueño.

Me escondo entre esas cobijas
atizadas de silencio
no soy nada
me repito
un cuerpo con huesos
blancos
y dientes podridos
mordiendo el frío.

Temo, también
los martes que te buscan
te cambian el nombre
te ponen disfraces
y te hacen parecer
una ramera
que cobra caro,
me siento pobre estando contigo
con los martes y contigo,
la lluvia no me alcanza
no me alcanza tampoco
la muerte y el olvido.


Temo
cuando el viento levante tu falda
se desnude tu cuerpo
y mis manos muertas de noche
te sostengan
y te abracen
muerta
de la lluvia de agosto.

4 comentarios:

**aeromusa ya no vive aqui** dijo...

Ricky rebelde...

Luis Vaca: dijo...

fuera de lugar, malditas drogas!

Ricardo Árbol dijo...

pal caso dice lo mesmo

**aeromusa ya no vive aqui** dijo...

Cómo carajos se critica la poesía... mmm ah si bueno lo que sea ..