4 jul. 2009

Velando tus sueños. Por Yosh González

Heme aquí, velando tus sueños.

Mientras Baco resbala por mis entrañas, los martirios del viñedo me intoxican con alma. La sangre del Creador se mimetiza con la mía y una pócima hereje fluye por mis venas a velocidades mediocres que no asemejan el fluir sangrante de creativa inspiración de mi Staedtler Triplus Ball.

La llama de la pasión ha mermado. Fue remplazada por el agónico mas fiero fuego de un cigarrillo cuyo hedor clandestino oculto de esos, tus finos ojos que ahora miran sin mirar al Universo irreal.

Ráfagas de mares encendidos con aroma azabache se abrazan al albus manto pulcro y sacro; testigo de ya seis batallas que a los dos nos dio muerte, otorgándonos la vida. Y bendigo tu blanco abrigo por cuidar el campo bañado en café con aroma a deseo.

Heme aquí, velando tus sueños, aun cuando los míos yacen extintos… Por cada bocanada tuya que roncas, en mí se libera un suspiro.

1 comentarios:

Arturo Xiuhticoatl dijo...

Seis!? y sin sueño! Juventud: divino tesoro! jeje. Muy bueno, hay amor, ay amor.