6 ene. 2009

Prólogo y epílogo. Laura Avalos

¿Tienes fuego…?

Vamos a violentar esta página. Masacrémosla.
Llenemos de verdades a medias este espacio en blanco, verdades que los perdedores, perdón, quise decir los románticos como tú y como yo les agrada tanto.
Engañar tiene su chiste, perdón de nuevo, quise decir, escribir tiene su chiste. (No pediré más perdón)


(Primer Acto)
Escribo mientras el cielo se cae a escupitajos. A veces violentos, a veces amorosos. Me detengo a media calle para esperar a un rayo. Pero hasta para el cielo me he vuelto invisible (que no es lo mismo que invencible). El fuego se rinde bajo el agua, y yo, un fuego lento a medio prender, que sobrevive al temporal de la vida.

(Intermedio)
“toda petición es un poema,
…todo poema es una petición”
Después de unos tragos contigo, en esa cantina perdida entre luces parpadeantes, sucia de nostalgia y con la música atestando los ceniceros. Te miro entre los mezcales, mientras me desabrocho el pecho, sacando el corazón, lo pongo sobre la mesa. Y tu me observas soltando un certero y calculador “¿Y?”, que responde todas mis incertidumbres. Alzo mi vaso observando al mesero, “Por favor traiga mas hielo, para poner el corazón a enfriar”.

(Segundo Acto)
Mataron a un gato. A veces pienso que se sube a mi cama para ronronear bajo las sábanas, me despierta cuando por fin logro conciliar el sueño. Pero recapacito, esto no es verdad, es simplemente el vacío entre las piernas que dejas después de subir a tu auto.
Entonces me siento tan frágil, como un libro de poesía a punto de leerse, cuando tú y tu risible urgencia se despojan de ropa y prejuicios, para silenciarme antes de leer cualquier figura literaria, por que bien lo sabes es mejor hacer metáforas sobre la cama a leerlas en voz alta.

(Prólogo y epílogo)
Puedo mirarte fijamente. Y arriesgarme a enamorarme. ¡Vale la pena bajar los escudos por una sacudida eléctrica! Al fin y al cabo ¿quién soy yo para evitar un ritual creado tan sólo para mantener viva la raza humana?
¿Quién para evitar el gozo intermitente, fugaz, “aurorezco” que provocas al tocarme la espalda y cuestionarme?
- ¿Tienes fuego?
(¿Lleva esta petición un oscuro y escondido secreto?)

…yo
Aquí estoy, a fuego lento.

0 comentarios: