18 ene. 2009

Melódica y pretensiosa canción que solo pretende amor. Jaime Garba.

“Así debió ser”. Lo pongo entre comillas porque en mi mente al pensar esas palabras me refiere la idea que Charles Dickens plasmó en “Great Spectations”, (si mi inglés no me falla) una de sus inmortales obras escrita en 1860, pero me pregunto si Dickens se planteó la polémica de esas palabras, pues siglos después, no recuerdo bien si fue Javier Tomeo o Fernando Vallejo (nada que ver, pero los leí tan seguido que confundo fragmentos importantes) planteó en una de sus obras dos posturas acerca de esas tres palabras, con una pequeña variante “de”, pues decía que no era lo mismo “Debe ser” a “Debe de ser”, una, la primera aplica al sentido de ordenar, y el segundo al sentido de justicia, no en el aspecto literal sino en el sentido de una característica opcional, dicho de mejor manera para poder diferenciar podría ser: se “tiene que”, y “se puede de”. En fin, en todo caso nada de eso importa, pero no lo pongamos en saco roto, incluso aunque hablemos de amor, porque todo sirve para algo, aunque sea para nada, sí, esas clases de sociología sirven para plantearse cosas muy absurdas, a pesar de lo que digan los sociólogos, yo sigo viendo la misma sociedad barata y sobrevalorada, así es, porque para mi esto ya no tiene solución. Esta bien, continuemos con el amor, que seguro cuando escucharon esa palabra creían que iba a ser este escrito algo más interesante, pues ¿qué hay algo más interesante que hablar de la jodida vida?, claro, todo, y ¿algo más interesante que hablar del amor? Nada, a eso se le llama desventaja, pero esta bien, les diré porque tanta analogía y explicaciones absurdas, que al fin y al cabo en eso la vida si se parece al amor, claro, no en lo jodido ni en lo absurdo, que si dijera eso no me perdonaría nadie, sino en lo complicado de entender y en lo maravilloso de sentir, sí, la vida también se siente, solo que no estamos acostumbrados, y es ahí donde entra el amor, pues cuando uno esta enamorado por razón de inercia uno comienza a vivir, ya que parece más complicado hacerlo de otra manera. Esto no es así, vivir es sencillo solo que lo sencillo no nos parece propio, pues por más jodidos que estemos somos seres complejos, y la sencillez nos parece innecesaria, (esto es sarcasmo), pero la clave de todo es que el vivir es una decisión propia, e insisto, no en el sentido literal, recuerden que empecé hablando de Dickens, que literalidad puede tener un hombre de tal genialidad, a lo que voy es que el amor no tiene ese switch de encendido y apagado, lo sé, sé que no descubrí el hilo negro del universo, seguramente ustedes ya se habrán enamorado un par de veces, y si es así forman parte del selecto grupo que debate la idea de que existen varios amores en la vida, (nótese que digo en la vida, espero no haya un analista literario que encuentre las incongruencias en mi redacción), si no es así, confirman que existe un gran y único amor, pero ese no es el debate del tema, de hecho no hay debate, no hay tema, lo único que hay es amor, trillado ¿cierto?, descontextualizado, pero amor, y es que no se trata de encontrarle el sentido estético a la palabra, porque por favor, levante la mano quien no ha escuchado el más puro y perfecto sonido de un “te amo”, con lagrimas, con llanto, con una melódica y pretensiosa canción de amor que lo único que pretende es amor, es maravilloso, y no lo pongo entre signos de interrogación porque no queda duda. Ha, en eso si nos parecemos con los románticos de siglos anteriores, no solo con los del romanticismo que a veces de románticos no tienen nada, además, el amor siempre hay existido, hasta en el más puro odio se ha respirado la esencia del amor, pero no les voy a dar clases de historia, mucho menos de amor, porque eso no se enseña. Y si a estas alturas están convencidos de que toda y absolutamente cada línea de este texto ha sido banal por no decir burda, quizá están en la razón, sin embargo amigos o enemigos, o en todo caso desconocidos, eso ya no importa, como no importa nada, como solo importa la vida que es malbaratada a instantes, es por eso que quizá solo quede el amor. Me preguntó y remato este ensayo barato, si esto que siento es amor, y lo de preguntármelo es solo para reforzarlo, porque absolutamente estoy seguro de que lo es, y sin embargo lo seguiré haciendo porque da gusto y llena de vida, así es, vida y por lo tanto comienzo a vivir.

1 comentarios:

Rodrigo dijo...

El amor es la esencia de todo, nada existe, todo es algo que nuestra cultura de alguna forma ha desarrollado, incluido el tiempo, pero el amor es una constante, no se altera ni pierda el sentido, se mantiene como un flujo continuo que llena de vida.