25 nov. 2008

Nada. Jaime Garba

Por qué no soy un poco de nada,
para volar libre y lentamente,
por qué no existo para ser admirado por el ciego,
y que escriba un par de versos en braile
y que le diga al sordo que no necesita oír,
que no necesita de nada, de nadie, ni de sí mismo.

Quiero dejar de existir para existir,
y morir para sentarme entre la tierra,
y como un niño volar entra las nubes
en un bostezo inmenso, intermitente.

Quiero rogar acostado por un milagro,
para sentir y no sentir,
para desear y no desear
lo imposible y lo improbable
que lo tuve y se fue
que se extrañó y que se extraña.

Quiero ser un poco de nada,
para pasar desapercibido por el mundo
libre como el viento giratorio
y darle tres vueltas al infinito.

3 comentarios:

Isabela dijo...

Nuestra necesidad constante de reafirmar la"esperanza".
Me gusta como juegas con las palabras que nos hacen recordad inocencia y deseos libres de deseos... el primer parrafo no me gusta tanto, no me hace click, pero me agrada el contexto en general, felicidades jaimito, estrujito desde aca muack

aeromusa dijo...

Cuidado con los deseos

... darle tres vueltas al infinito, pasar por jùpiter y saludarte de beso y abrazo...

eso de hablar en braile, me suena a amantes a la antigua...

me gustó... cuidado con los deseos

Rodrigo dijo...

Quiero ser un poco de nada. Eso es la nada. Manejas segun yo una dualidad de forma interesante, pues deseas ser y no serlo ala vez, causando una contradiccion que me confunde y me pone a pensar