3 mar. 2010

SIN TITULO, Aún.

Lo mejor de la noche es la oportunidad de ver como la gente se transforma, como si dentro de ellos habitara alguien más. En cuanto oscurece comienzo a recorrer el tejado de la vecindad, echando un vistazo en cada uno de los departamentos en los que nunca descarto encontrar una sorpresa. Cinco de mis siete vidas dedicadas en cuerpo y alma al placer vouyerista, al procastinío y la holgazanería me han enseñado mucho acerca de las maravillas de la doble moral en las vidas ajenas.

En mis existencias pasadas no había internet, la gente era más ingeniosa para hacer sus movidas, lejos del
ciber-adulterio y los blogs de seducción.

En la azotea existe un punto especial, una especie de panóptico que de seguro el arquitecto diseño para espiar a las inquilinas, hoy yo usurpo ese lugar, usando aditamentos como la visión nocturna felina disfruto el sucio espectáculo.

No toda la gente es interesante, por ejemplo, en el departamento número 2 vive un adolescente de unos 16 años que se mata a puñetas frente al monitor todo el día, no quiero saber todo lo que contiene ese teclado. El del 4 es un soltero de unos 38 años, el cual supongo pasó su adolescencia en alguna institución religiosa, ya que es aficionado a la pornografía infantil.

Las doñas… esas siempre están viendo las novelas del canal de las estrellas. Algunas a veces cocinan en ollas grandes, como calderos de bruja, lo cual me inspira un miedo tremendo, no me gustaría acabar ahí adentro, ya sea con fines mágicos o por el hambre que padecen algunos habitantes del edificio, en serio ¡he visto meter todo tipo de animales en esas cosas!.

En el 7 vive un tipo patético pero interesante, se peina con mucho
gel para el cabello, usa pantalones apretados, al igual que las camisas, zapatos blancos y gorras con cristales de colores que forman calaveras. En mi vida pasada inmediata, sin duda se pensaría que el chaval éste es maricón.

No se necesita ser muy perspicaz para agarrarle la movida al fachero del siete, las cosas son sencillas, él vende la droga, los adolescentes la compran y punto, bien o mal lo mismo me da, no vine de regreso al mundo a jugarme mi sexta vida para hablar de moral.

Persianas que no permiten ver el interior, música a volumen alto por las noches, (seguramente para disimular algún ruido extraño), pero vamos, tengo vidas en este negocio y mi morbo es más grande que sus medidas restrictivas anti-vouyer.

Aceptémoslo, el tipo parece sacado de un video de
los guapayasos, pero ha ido ganando un poco de respeto de mi parte, seguramente en una de mis vidas anteriores a las 5 que llevo fui humano y hombre, al grado que se reconocer un buen filete miñón al lado de un triste trozo de carne, y las adolescentes que se cuela en su dormitorio son más lo primero que lo segundo, sin contar que entran en la categoría de “Fresh Meat

Seguramente algunas de las ingenuas que he visto desfilar por el pasillo se ha vendido por unos de gramos de
coca o un par de papeles de LSD, no lo justifico, cada quien se vale de sus medios para conseguir sexo, seguro que Lord Byron nunca se sintió mal por columpiarse de las palabras para terminar saltando sobre la cama con alguna desconocida.

Todos los delincuentes en algún momento bajan la guardia. Un día antes, el tipo discutía con una chica, pasaron al forcejeo y ella desprendió parte de una persiana, regalándome un poco de la intimidad del tipejo en cuestión.

Llego la madrugada del fin de semana, la persiana seguía rota y yo nunca falto a mis compromisos inmorales. Asistí desde horas antes para husmear entre los vecinos, tal vez la gorda del departamento 1 había convencido a su marido de que introducirle un objeto en forma fálica de colores vivos no sería tan doloroso y entonces podría disfrutar de sodomía casera, dejando para otro día al pervertidor de menores. Lástima, no fue así, los machos de antes son un hueso duro de roer.

Tengo suerte en pertenecer a una especie animal que se permite estos lujos nocturnos, sin duda de día la vida es más aburrida, llena de oficinas, normas y horarios.

¡Por fin! el
hijoputa pervertidor llego a casa y con compañía.

Al parecer ella está bajo influjos de algo, sólo eso explica que se meta con el tipo que lleva 236 imitaciones de diamantes pequeños en la playera.

¡En toda mi sucia existencia siempre es lo mismo!, pareciera que las mujeres tienen una extraña conexión entre su vejiga y la llegada a un lugar nuevo, siempre piden usar el baño a los 2 minutos de entrar a solas en un lugar desconocido. Los perros dirían que reconocen el terreno, las mujeres usan el pretexto de verse al espejo (sigo sin entender su frase de “
una manita de gato”). En verdad chicas, mejor aprovechen esas idas para colocarse uno de esos chistosos condones femeninos que hacen más cómoda y placentera la noche, sería una excelente forma de aplicar la liberación femenina.

Después de todo el guapayaso no tiene mal gusto, una bonita hielera pequeña de aluminio que bien podría pasar por enfriador de Champagne, un par de vasos tipo
whiskeros, de esos cuadraditos y chaparritos, sólo eso faltaba, la cereza en el pastel, un apetecible Green Label, seguro que el mamón no sabe ni lo que se toma, pero como es caro asume que es bueno y ellas se sienten queridas por que un inútil gasta unas monedas en embriagarlas.

Ya decía yo que el cabroncete éste no podía cotejar a una mujer en sus cinco sentidos. Pensaba que esas hebillas con un hueco para almacenar drogas eran un mito, seguro los dealers sacaron la idea de
Batman o del Inspector Gadget.

¡Vamos chico, has lo tuyo, drógala, y fóllate toda la noche a un bulto inconciente y seco! Se los dije, es patético.

Nuestra amiga está de regreso, me gustaría advertirle de la situación, pero esa no es labor para un sucio inmoral como yo.

Ella se ha terminado la primera copa y se ve muy mal. Se ha recostado sobre un sofá.

El tipo llama tranquilamente por celular mientras ella yace lánguida y desvanecida con su brazo estirado tocando el suelo del sucio departamento.

Ya pasaron más de 30 minutos y el tipo no la ha tocado, debe ser uno de esos enfermos que se lleva horas en perpetrar a su fechoría.

Vaya tenemos más visitas, por lo visto masculinas, esa chica tendrá un pésimo despertar.

Ahora discute con otros 2 hombres que también usan imitaciones de diamantes en sus atuendos. Seguro se van a echar un volado a ver quien va primero.

Por lo visto el inquilino no desaprovechó la oportunidad de ganarse unos pesos, que pena, proxeneta de mujeres inconcientes, sólo eso faltaba.

¡Ya tenemos un ganador!, el más fuerte de los 3 se dirige hacia el bulto tendido sobre el sofá, la toma por la cintura y la carga cual garrafón de agua. Al parecer quiere un poco de intimidad y su compañero ha decidido dársela, por lo cual abandono el departamento a toda prisa.

Ahora el corpulento con la chica desvanecida al hombro se acerca a la puerta, se despide del inquilino con un gesto como en los videos dónde los negros se saludan y es más que evidente que se dan dinero, en verdad estos cabrones se trauman con cualquier pendejada, primero
scarface, ahora esto.

En el estacionamiento del edifico suena un claxon 3 veces, el tipo sale cargando a la chica. El inquilino cuenta felizmente sus billetes al interior del departamento. Por su parte el otro tipo continua con paso firme su trayectoria hacia la camioneta, abre tranquilamente la puerta trasera de la
lobo doble cabina, recuesta a su victima con gesto paternal sobre el asiento, rodea el vehiculo, se sube del lado del copiloto y arrancan…

Nota: El nombre es wUaPaYasOs, (gracias al lector que me hizo la observación y a google por mandar a este artículo al buscar a los populares cantantes de un nuevo genero musical, si quiere cagarse de risa y saber de que hablo clické acá: http://www.youtube.com/watch?v=NaHbnoUnaIk&feature=related )


0 comentarios: