2 mar. 2010

Lado B.

Eres lo que siempre fuiste, y serás lo tengas que ser, eso no lo decido yo, ni siquiera mi otro yo; tampoco mi otra vida, ni la que venga ni la que ya se ha ido. Hemos caído en las bellas trampas de la vida, en la inimaginable sorpresa del viento.
Y estamos aquí, con los ojos abiertos, mirando instantes tan oscuros, aferrándonos a la tontería de la explicación. De pronto, tan rápido. Ya no habrá nada, ya no hay nada, más que el recuerdo. ¿Qué tan fuerte es tu recuerdo?, ¿Qué tanto de fe hay en él?
Somos nada, lo hemos olvidado, y aunque las horas infinitas se aceleren a ritmos insospechados, estaremos, los aquellos, los demás, los que ya han muerto, todos.


Ya que por cuestiones importantísimas de los integrantes del CLGF no hay podido subir sus textos correspondientes, pongo algo que recién he escrito.

0 comentarios: