15 mar. 2010

El arte del corazón

La próxima subasta de la reciente creación de Stavensky había dejado atrás el crimen del pueblo vecino. Era una de las maravilla el realismo con la que captaba cada uno de los detalles de aquel corazón en oleo, una de las partes que contenía cada cuadro tenía un relieve tan similar al órgano humano que lo distinguía como sello del famoso pintor.
A la casa de subastas asistían los mejores amantes de arte y científicos, aunque también había gente que solo iba para admirar el cuadro. Se abre la subasta por 350 mil libras mientras revelaban la pieza, un golpe en la mesa de la casa anunciaba el inicio.
Se preguntaban por el famosísimo Stavensky pues no había señales de haber aparecido en la reunión. El dueño de la casa de subastas fue cuestionado por la ausencia del pintor.
-Disculparan la falta de mi fiel amigo y magnífico artista, está tan inspirado en la siguiente creación que no ha salido ni a probar bocado.
Otro crimen en el otro pueblo se anuncia. El asesinato del recién nacido, causaba desesperación y miedo.
Mientras relataba los hechos la madre, la reciente viuda acude al velorio.
-¿También usted noto la presencia del gato?
- Si, dijo la madre sollozando, fue solo un instante en el que entré al correo postal, cuando mi hijo había desaparecido, cuando vi el pecho abierto de mi criatura, después, ese maldito gato me miraba fijamente y escapó.
-¡Es el gato el culpable! Gritó la viuda.
En el velatorio se sentía todavía el pestilente aroma del animal. Debemos atraparlo nuestra gente, no puede seguir muriendo. En el velatorio mientras gritos que no cesaban ¡Matemos al maldito animal!
En los periódicos se leía el encabezado: “Gato negro tortura al pueblo”, “Miedo en el pueblo por gato maldito”.
Era la casa del viejo Walter morada del gato. El gato era su único acompañante del viejo ciego, lo quería como a un hijo.
El pueblo se dirige hacia la casa del ciego, quemarían al gato y de paso al ciego que era el que lo mandaba a los crímenes. Tiran la puerta, sacan al animal y al viejo.
Amarrados al tronco ambos arden en fuego. Los crímenes se han detenido.
Ya han pasado tres meses. Se anuncia la próxima revelación del cuadro en la casa, esta vez un pequeñísimo corazón con el atrio derecho en relieve vuelve a asombrar a la audiencia. Dos golpes anuncian la pieza vendida al duque por 500 mil libras.
Paseándose con un puro en la mano Stavensky es abordado por una dama.
-¿En que trabajará ahora el increíble artista? , tocándose el cabello.
Viéndola fijamente Stavensky contesta.
-Bueno al parecer mi mayor cliente está interesado en observar el corazón de una dama, inspiración que tomaré de una dama hermosa con cabello rojizo.
La dama sonríe por el aparente coqueteo del artista.

2 comentarios:

themoya214 dijo...

Como siempre. Es más fácil juzgar al más débil y defender a capa y espada a la opulencia. Me gustó mucho, sin embargo creo que hicieron falta algunos signos de puntuación (en mi muy humilde opinión ;)).

Arlequin dijo...

Me gusto mucho el cuento. Seguire de cerca los pasos de este blog, me han gustado ya dos entradas (de mi gusto mas los cuentos que los poemas ;)). Salu2 cordiales.
Arlequin