27 dic. 2008

El recuento de los daños. Jaime Garba

Cinco corazones rotos,
trescientos cielos fluorescentes,
mil noches oscuras,
cero lágrimas justificadas,
preocupaciones humanas
que fueron tortuosas, de otro mundo.
Muchos poemas incompletos,
una novela modelada,
pensamientos perdidisos,
besos eróticos y románticos,
amistades difusas pero perfectas
sobriedades sobre el vino,
que no fue su año, ni el que viene, ni el siguiente.
Verdades a medias que valieron todo,
mentiras atrevidas, deseosas,
dolores que no solo fueron del alma,
sonrisas peligrosas,
pero sobre todo miradas al infinito
que no se pierden en la distancia,
y no lo harán

0 comentarios: